Mons. Munilla denuncia que el Estado arrebata a los padres la educación sexual de los hijos

Etiquetas

(Efe) El obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla, criticó anoche que el Estado trate de «arrebatar» a los padres la educación sexual de sus hijos y ha reivindicado el papel de la Iglesia y la educación católica en la «batalla cultural» de la sexualidad.

Así lo ha manifestado durante la mesa redonda ‘La Educación Afectiva y Sexual en la Infancia’, en la que se ha presentado el proyecto ‘Aprendamos a amar’; una colección de libros destinados a niños y adolescentes para enseñar sobre «afecto y sexualidad».

Según los editores, estos libros enseñan «el valor infinito del cuerpo como lugar en el que la persona expresa el misterio inabarcable de su interioridad; el valor infinito del beso y la caricia; el deseo de amar y ser amado; de la entrega a la persona, de vivir y transmitir la vida».

El obispo ha asegurado que «todos somos conscientes de la batalla cultural impuesta» que limita la educación sexual a los padres pero «aún cabe la esperanza» de que los niños mantengan «su derecho a la inocencia».

En la «custodia de la inocencia», según el obispo, la ideología de género eleva el sexo y la sexualidad «en heridas afectivas» que se podrán «sanar» con los «valores de la integridad y el amor».

«La inocencia no ha sido acompaña para encontrase con una realidad afectivo sexual y el sentido de la sexualidad que está ligada al sentido de la vida», ha afirmado el obispo. Asimismo, ha insistido en que la sociedad «sufre muchos desórdenes» debido a una vivencia de una sexualidad «sin sentido que produce la pérdida de libertades» pero, ha añadido, se puede solucionar «con tratamientos terapéuticos y espirituales».

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios

Los obispos de Tucumán defienden la enseñanza religiosa en las escuelas públicas

Etiquetas

(Gaudium Press) En la misiva -que está firmada por Mons. Carlos Alberto Sánchez, Arzobispo de Tucumán; Mons. José María Rossi, OP, Obispo de Concepción; y Mons. Demetrio Jiménez, OSA, Obispo de Cafayete-, los prelados recuerdan que «la enseñanza religiosa en las escuelas hunde sus raíces en nuestra constitución provincial».

Señalan, a su vez, que la práctica de la educación religiosa en la provincia «ha dado tantísimos frutos de inclusión e integración entre diversas religiones», y que, incluso, entre los padres que no desean educación religiosa, «se ha logrado, muchas veces, construir un propuesta válida de enseñanza alrededor de los valores».

Los obispos de la provincia de Tucumán también indican que los docentes de religión que trabajan en el estado, «tienen todos la capacitación y la profesionalización acreditada ante las autoridades provinciales conforme a las normas que rigen para todo docente».

En el comunicado los prelados hacen énfasis en que el pueblo tucumano, y en general el argentino, «comprende a cada ser humano como un ser abierto a la trascendencia», y por lo tanto esta apertura a lo trascendente «no es vivida solamente como una conciencia individual y privada, sino ante todo como una experiencia popular».

Por esta razón, los prelados manifiestan: «Una educación integral debe comprender el desarrollo de estos aspectos que hacen a nuestra cultura».

En la misiva, los obispos  plantean una propuesta invitando al diálogo:

«Nos parece muy importante destacar que lo que debemos debatir los tucumanos es la visión de una escuela que nos incluya a todos, por eso deseamos abrir un espacio de diálogo con las personas interesadas».

«Como comunidad católica estamos dispuestos a ofrecer nuestros mejores esfuerzos en pos de este ideal de convivencia, de tal modo que así como no debemos imponer, tampoco debemos eliminar una propuesta que es vivida como un bien para todos».

Los padres de familia que piden se deje de enseñar la religión, plantean que «Tucumán es la única provincia del país en la que todavía se enseña la religión católica apostólica romana en las escuelas públicas» y que, por lo tanto, «es una medida discriminatoria e inconstitucional, porque no se respeta la libertad de culto», según palabras de Lita Alberstein, una de las impulsoras de este amparo, que es citada por el diario La Nación.

Let’s block ads! (Why?)

Doctrina de la Fe corrige a los obispos alemanes y no permite la comunión de protestantes casados con católicos

Etiquetas

(InfoCatólica) El portal austriaco Kath.net, apelando a fuentes muy bien informadas del Vaticano, ha filtrado la negativa por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con el visto bueno del Papa, a la iniciativa de la Conferencia Episcopal Alemana de permitir la comunión, en ciertas circunstancias, del cónyuge protestante en un matrimonio mixto católico-protestante.

Tal propuesta fue rechazada por tres cardenales alemanes que no tienen a su cargo diócesis alguna: Müller, Cordes y Brandmuller.

Además, siete obispos al frente de diócesis alemanas, encabezados por el cardenal Rainer Woelki, pidieron a Roma, precisamente a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se pronunciara sobre la propuesta de la Conferencia Episcopal Alemana.

Edward Pentin, del National Catholic Register, ha confirmado, tras consultar a sus propias fuentes, la información de Kath.net

Let’s block ads! (Why?)

Los obispos católicos de Inglaterra y Gales defienden la actuación del Alder Hey Hospital en el caso de Alfie Evans

Etiquetas

(Infocatólica) Comunicado de la Conferencia Episcopal de los obispos católicos de Inglaterra y Gales

Nuestros corazones están con los padres de Alfie Evans y nuestras oraciones son para él y para ellos mientras tratan de hacer todo lo posible para cuidar a su hijo.

Afirmamos nuestra convicción de que todos los que toman y han estado tomando decisiones críticas en relación  a la atención de Alfie Evans actúan con integridad y por el bien de Alfie tal como lo ven.

La profesionalidad y el cuidado de los niños gravemente enfermos que se encuentran en el Alder Hey Hospital deben ser reconocidos y afirmados. Sabemos que las críticas públicas recientemente publicadas sobre su trabajo son infundadas ya que la atención de nuestro personal de capellanía para el personal, que ha sido de hecho ofrecida a la familia, se ha proporcionado de manera constante.

Tomamos nota de la oferta del Hospital Bambino Gesu en Roma para cuidar a Alfie Evans. Corresponde a dicho hospital presentar a los tribunales británicos, donde se deben tomar decisiones cruciales en este tipo de conflictos de opinión, las razones médicas para que se haga una excepción en este trágico caso.

Con el Santo Padre, rezamos para que, con amor y realismo, todo se haga para acompañar a Alfie y a sus padres en su profundo sufrimiento.

Precisamente hoy el padre de Alfie Evans ha sido recibido por el papa Francisco.

Let’s block ads! (Why?)

La revolución de la castidad

Etiquetas

Hace dos décadas, al término de uno de los tantos paneles provida y profamilia que compartimos con el inolvidable padre Juan Claudio Sanahuja, se nos acercó una joven de veinte años, enferma de sida en estado terminal, y que se había practicado dos abortos. Entre llantos, nos dijo: «a mí nunca nadie me habló de la virginidad, la castidad y la pureza, como lo hicieron ustedes esta noche. Si lo hubieran hecho quizás mi vida hubiera sido distinta; y no me estaría muriendo de este modo».

 Yo todavía era laico; y lejos estaba, aun, de mi ingreso al Seminario. Juré, de cualquier modo, que desde el periodismo, los libros, la docencia, y los demás apostolados, no dejaría de hablar de la virginidad hasta el matrimonio. Y de la castidad a la que todos somos llamados; de acuerdo, claro está, con nuestro propio estado de vida.

En este 2018 se cumplen 50 años de la profética encíclica Humanae vitae, del beato Papa Pablo Sexto; sobre la trasmisión de la vida humana, y el rechazo de la anticoncepción. Proféticamente advirtió el recordado pontífice que «hoy se busca tener sexo sin hijos; mañana se buscará tener hijos sin sexo». Lo acertado de su visión está más que a la vista en el comienzo de este Tercer Milenio: inseminación artificial, alquileres de vientre (eufemísticamente llamada maternidad subrogada), congelación de embriones, y otras prácticas moralmente inaceptables, están a la orden del día; de modo especial en las capas sociales más pudientes. A este ritmo, vamos camino a que sea casi igual de fácil elegir y comprar un niño, a gusto y medida, como si fuese una lata de sardinas o un vestido de un diseñador… ¡Ni los nazis y los comunistas, en los funestos campos de concentración, habrán imaginado que se llegaría a esto, de la mano de las «democracias» y las «mayorías» artificialmente construidas, y manipuladas!

«Los profetas vivos dan disgustos, y los profetas muertos dan dinero», decía con su irrepetible genialidad nuestro argentinísimo padre Leonardo Castellani… ¡Vaya si supo de disgustos, desprecios, calumnias y toda suerte de infamias, Pablo VI, por haber tenido el coraje de enseñar la perenne enseñanza de la Tradición, la Sagrada Escritura y el Magisterio bimilenario de la Iglesia! Ese mismo año estalló el llamado mayo francés, del hippismo, la droga, y el amor libre… ¡Todo tan libre que exterminó generaciones enteras, en el agujero sin fin de las más crueles esclavitudes, y violentas muertes, a plazo fijo!

 A eso se llegó con una serie de cuatro y perversas negaciones: primero, Lutero (hijo del nominalismo) dijo: «Dios sí, Cristo si, Iglesia no»; luego, la revolución masónica en Francia, en 1789, dijo: «Dios sí, Cristo no, Iglesia no»; seguidamente, el marxismo, en el siglo XIX dijo: «Dios no, Cristo no, Iglesia no»; y, finalmente, los jóvenes presuntamente liberados de todos y de todo terminaron diciendo: «Dios no, Cristo no, Iglesia, no… el hombre, no». No es casual que la negación que se repite en todos los casos sea «Iglesia no».

El pansexualismo, las perversiones descontroladas, la promiscuidad sin límites, el feminismo de origen marxista, la ideología de género, y por supuesto, el aborto, entre otras aberraciones de estos días, férreamente fogoneadas por el Nuevo desOrden Mundial, y el «narco-porno-liberal-socialismo del siglo XXI», van camino a exterminar poblaciones y grupos sociales bien determinados; a extinguir la familia, y a someter tiránicamente a los que sobrevivan. Estrepitoso derrumbe de un Occidente otrora cristiano; que hoy muestra, impúdicamente, como trofeo su guerra contra Dios y el orden natural.

 Generaciones enteras casi ni oyeron hablar de la virginidad y la castidad; en buena medida –y esto duele decirlo- por el silencio de no pocos curas… Y, por supuesto, la abstinencia hasta el matrimonio ni por asomo figura en los planes de «educación sexual», a los que mejor sería llamar de «degradación moral». ¿No es acaso una paradoja que en los tiempos en que se endiosa la libertad de elegir, no se permita elegir una opción gratuita, sin contraindicaciones, y claramente saludable como la castidad?

El horror de ser tildados de cavernícolas, retrógados, fachos, y otras lindezas paraliza, incluso, a quienes fueron avisados por el propio Jesús de que serían «aborrecidos de todos por mi nombre» (Mt 10, 22) ¡Nos espanta el juicio del mundo, pero no tememos el juicio de Dios…!

Desde los totalitarismos viejos y nuevos (estos últimos, versiones degradadas de aquellos) siempre se planteó la revolución en clave de lucha contra los poderosos, explotadores y los dueños del dineroHoy, por amor a los más débiles, debemos ser revolucionarios de la castidad. Y, a fuerza de noviazgos puros, matrimonios sanos y fuertes, abiertos generosamente a la vida, y familias compactas y numerosas, enfrentar a los poderosos, explotadores y los dueños del dinero; que ahora buscan mostrarse como sensibles y de mente abierta… Hoy en que la supuesta derecha y la supuesta izquierda coinciden absolutamente en la tiranía antivida y antifamilia, más que nunca los militantes de la Vida debemos estar anclados en el Corazón de Aquel que hace nuevas todas las cosas (Ap 21, 5).

Gracias a Dios, se multiplican entre los más jóvenes los que quieren reconquistar la fe, la familia y las virtudes. Constituyen –y eso lo hemos visto en las multitudinarias marchas por la vida, y contra el aborto, que se realizaron en Argentina- ese pequeño rebaño, del que habla Cristo, a quien el Padre ha decidido dar el Reino (Lc 12, 32).

Bellamente dice el Catecismo de la Iglesia Católica, en su punto 2339, que «la castidad implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana. La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado (Si 1, 22)…».

 Es hora, entonces, de terminar con la estafa que les ha robado, especialmente a los jóvenes, la verdadera libertad. Que, como bien enseña Cristo, es consecuencia exclusiva de la Verdad (Jn 8, 32).

¿Veremos, alguna vez, en estas periferias australes, estadios completos con jóvenes que juran, públicamente, llegar vírgenes al matrimonio; como ocurre en algunos países, en ámbitos, por lo general, protestantes? Solo Dios puede saberlo… Debemos estar seguros, de cualquier modo, que si nos proponemos, en serio, la revolución de la castidad, habremos arrancado a no pocos jóvenes y no tan jóvenes del rebaño que los conduce al abismo. Para que la muerte no sea su pastor (Sal 49, 14). Y la vida en abundancia (Jn 10, 10) reine en el pudor, el respeto, la dignidad y el coraje de quienes no se contenten con ser meros espectadores de los súper héroes de ficción, sino que se animen a ser los verdaderos héroes, y los nuevos santos.

+ Pater Christian Viña

Let’s block ads! (Why?)

El padre de Alfie Evans pide asilo al Papa al ser recibido en audiencia privada

Etiquetas

(Actuall) Francisco dio ánimos y ofreció palabras de esperanza a Thomas. Según relata Edward Pentin en ncregister, Evans leyó una declaración en la que enfatizó que el pequeño Alfie estaba «enfermo pero no muriendo» y rogaba al Santo Padre que fuera llevado a Italia para recibir tratamiento en el el hospital Bambino Gesù, administrado por el Vaticano.

«No entendemos por qué nuestro hijo, entre muchos otros, están siendo tratados así», dijo Evans. «Creemos que es porque él está discapacitado y el Reino Unido quiere legalizar la eutanasia».

«Por favor, ayúdenos a salvar a nuestro niño inocente y concédenos la gracia del asilo para mantener a nuestra familia a salvo y detener todo esto», agregó.

Al concluir la Audiencia General en la Plaza de San Pedro el Papa habló de esta situación y dijo: «Llamo de nuevo la atención sobre Vicent Lambert y el pequeño Alfie Evans, y querría subrayar de nuevo, y confirmar fuertemente, que ¡el único dueño de la vida, desde el inicio hasta el fin natural es Dios!»

«Es nuestro deber, nuestro deber hacer de todo para custodiar la vida. Pensemos en silencio y oremos», pidió.

El pasado 4 de abril, el Papa Francisco envió sus oraciones para Alfie Evans y sus padres, y exhortó a hacer todo lo necesario para acompañar compasivamente al menor, así como escuchar «el profundo sufrimiento de sus padres».

Let’s block ads! (Why?)

La Conferencia Episcopal de Chile mantiene encuentros con denunciantes de abusos sexuales

Etiquetas

(Zenit) Tras dos fraternos encuentros entre el Consejo de Prevención de Abusos y Acompañamiento a las Víctimas de la Conferencia Episcopal y los representantes de quienes han denunciado abusos en establecimientos educacionales de la Congregación de los Hermanos Maristas en Chile, dicho organismo del Episcopado señala en una declaración, dada a conocer el martes 17 de abril, que hacen suyas «las palabras del papa Francisco, tanto en su discurso en La Moneda en enero pasado como en su reciente carta a los obispos. En ambos ha expresado su dolor y vergüenza frente a este tipo de «crímenes», como el mismo Pontífice ha llamado a los abusos contra niños, niñas y jóvenes».

«Nos hemos conmovido profundamente con su dolor. En sus voces hemos oído también el sufrimiento de otros niños, niñas y jóvenes que han sufrido abuso. De situaciones conocidas y de otras que lamentablemente no conocemos. Romper el silencio es un proceso complejo, difícil pero tan necesario para que las personas y sus familias puedan abrir paso a la verdad, la justicia y la reparación que merecen de parte de todos nosotros. Ellos necesitan ser acogidos y bien tratados en este camino», agrega el texto del Consejo.

Más adelante el organismo de la Conferencia Episcopal manifiesta que espera por parte de la Congregación Marista el esclarecimiento de la verdad de los hechos, «como un gesto mínimo de justicia, reparación y sanación para los denunciantes y sus familias».

«Poder escucharles ha reforzado la convicción de que el camino iniciado por la Conferencia Episcopal de Chile y por la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile implica una actitud de reconocimiento, humildad y de buena voluntad para hacernos cargo del dolor, buscando caminos de reparación. Del mismo modo, seguiremos trabajando por instalar en todas las instancias de la Iglesia, ambientes seguros y alertas ante cualquier vulneración», agrega el Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento a Víctimas de la Conferencia Episcopal de Chile.

Let’s block ads! (Why?)

Papa Francisco: «Enseñen a los niños a hacerse bien la señal de la cruz»

Etiquetas

(Vatican.news) El bautismo es el comienzo de un proceso, despierta «una dinámica espiritual» que recorre la vida: lo afirmó el Papa Francisco en la mañana del miércoles 18 de abril, en la catequesis que impartió en la Audiencia General.

El Santo Padre volvió a pedir a los fieles recordar la fecha de su bautismo: «porque es un renacimiento y es como si fuera el segundo cumpleaños», dijo. Y también pidió enseñar bien a los niños a hacerse la señal de la cruz . «Regresar a la fuente de la vida cristiana – explicó – nos lleva a comprender mejor el don recibido en el día de nuestro Bautismo y a renovar el compromiso del corresponderle en la condición en que nos encontramos».

El rito de acogida

Sin nombre se es desconocidos, sin derechos ni deberes, mientras que Dios nos llama a cada uno por nombre y nos ama en modo personal, y es por ello que en el rito de acogida se pide el nombre de quien será bautizado:

«Los gestos y las palabras de la liturgia bautismal nos ayudan a comprender el don que se recibe en este sacramento y a renovar el compromiso de corresponder mejor a esta gracia», dijo en la catequesis que impartió en español. Y siguió:

«En el rito de acogida del bautismo, se pide el nombre del que va a ser bautizado. El nombre indica la identidad de una persona. Dios nos llama por nuestro nombre, nos ama personalmente. El bautismo despierta en nosotros la vocación a vivir como cristianos, lo que implica una respuesta personal por nuestra parte. Pero no termina ahí: a lo largo de los años, Dios sigue llamándonos por nuestro nombre, para que cada día nos parezcamos más a su Hijo Jesús».

La fe no puede ser comprada

Volverse cristianos, afirmó seguidamente el Papa, «es un don que viene de lo alto». «La fe no se puede comprar» pero se puede pedir y recibir como en don. La formación de los catecúmenos y la preparación de los padres, tienden a despertar esa fe:

«A continuación, los catecúmenos adultos manifiestan su deseo de ser recibidos en la Iglesia, mientras que los niños son presentados por sus padres y padrinos, que piden para ellos el don del bautismo. El celebrante y los padres hacen después el signo de la cruz sobre la frente del niño, expresando así que está a punto de pertenecer a Cristo, que nos ha redimido con la cruz. Toda nuestra vida, palabras, pensamientos y acciones, están bajo el signo de la cruz, es decir, del amor de Cristo hasta el extremo. Cada vez que hacemos la señal de la cruz, como al despertarnos, antes de las comidas, ante un peligro o antes de dormir, expresamos nuestra pertenencia a Cristo».

Enseñar a los niños a hacerse bien la señal de la cruz

 «Pero me gustaría volver a un tema del les hablé», añadió en este mismo punto en la catequesis en italiano. «¿Nuestros hijos saben cómo hacer bien la señal de la cruz? Enseñen a los niños a hacerse bien la señal de la cruz. De niños, si lo aprenden de niños, lo harán bien más tarde, cuando crezcan».

Tras la catequesis, en los saludos que dirigió a los fieles de lengua española, les invitó a pedir a la Virgen María que en este tiempo de Pascua «nos ayude a renovar la gracia del bautismo que hemos recibido, para vivir cada día más unidos a Cristo como miembros de la Iglesia». Mientras que a los jóvenes, los ancianos, los recién casados, los enfermos, les invitó a ver «en Jesús Resucitado vivo y presente entre nosotros, el verdadero Maestro de vida. Que su intercesión les obtenga serenidad y paz y su enseñanza les sea de impulso en el camino cotidiano hacia la santidad», concluyó.

Let’s block ads! (Why?)

Obispos salvadoreños piden a Washington que no deporte a doscientos mil compatriotas

Etiquetas

(Aica/InfoCatólica) La delegación episcopal que viajó a los Estados Unidos, compuesta por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador; monseñor José L. Escobar Alas, arzobispo de San Salvador; monseñor Elías Samuel Bolaños Avelar, obispo de Zacatoluca y monseñor William Irahera, obispo de Santiago de María pidió al Senado norteamericano que busque una solución para los doscientos mil salvadoreños que han quedado afectados con la suspensión del Estatus de Protección Temporal (TPS).

Los obispos proponen una solución a largo plazo para los salvadoreños que viven en los Estados Unidos, se integraron en las comunidades, tienen hijos que ya son ciudadanos estadounidenses, y necesitan protección. También piden que el Gobierno de los Estados Unidos que se involucre en programas serios de desarrollo y reintegración para El Salvador y los países de la región.

Lo que en el fondo está en juego no es la ampliación por un tiempo determinado del TPS a salvadoreños (o a los haitianos, los hondureños…), sino que el Congreso norteamericano propicie un cambio legislativo para evitar el limbo jurídico en el que se encuentran los beneficiarios del Programa.

«No son inmigrantes ilegales, pero tampoco son legales. Aunque tienen permisos de trabajo, no pueden conseguir la residencia permanente, y debido a eso, no pueden viajar», explicó el arzobispo de Miami, Mons. Thomas Wenski, y añadió: «Si regresaran a su tierra natal para un funeral, por ejemplo, no podrían volver a los Estados Unidos. Esto lleva siendo así desde hace un par de décadas».

Por ello, el cardenal Gregorio Rosa Chávez dijo que «si bien el TPS no va a continuar, queremos que los legisladores busquen una solución para legalizar a los salvadoreños que son parte de esta comunidad y contribuyen a la nación».

El purpurado explicó que en el diálogo que mantuvieron con la comunidad salvadoreña de la Iglesia San Camilo, -beneficiarios del TPS e indocumentados- ellos le expresaron su ansiedad. Uno de ellos resumió los motivos de la lucha para que el Congreso modifique el Programa: «Tengo 13 años de no ver a mis hijas porque no puedo regresar a mi país. He pasado muchos problemas de salud y tengo coágulos en el cerebro. A mis hijas no les dan una visa para visitarme».

Aparte de esto, El Salvador no podría recibir a 200.000 personas. Sería para muchos de ellos, para la mayoría, una especie de velada sentencia de muerte.

Por último el comunicado agradece también a la iglesia de los Estados Unidos por todo lo que hacen en favor de los migrantes, uniendo esfuerzos para seguir luchando por sus derechos.

¿Qué es el TPS?

El Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) es una condición migratoria especial que el gobierno de Estados Unidos otorga a los ciudadanos de un país que esté atravesando condiciones especiales como un conflicto armado, un desastre natural u otras condiciones de carácter temporal.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció en enero de este año su decisión de poner fin al Estatus de Protección Temporal (TPS) otorgado en 2001 a los salvadoreños que estaban en Estados Unidos tras los devastadores terremotos y huracanes de enero y febrero de ese año. El Gobierno justifica la decisión en que «ya no existen las condiciones originales causadas» por los sismos, la razón por la que se otorgó esta protección a un total de 263.282 salvadoreños hasta finales de 2016. De ellos quedan en el país aproximadamente 200.000.

Let’s block ads! (Why?)

Mons. Sergio Alfredo Fenoy, nuevo arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

Etiquetas

(Aica) Monseñor Fenoy será el quinto arzobispo (sexto diocesano) de la sede episcopal santafesina en la que sucederá a Mons. José María Arancedo, a quien en esta misma fecha el Santo Padre le aceptó la renuncia que había presentado en 2015, al cumplir 75 años, según la ley canónica.

Datos biográficos

Mons. Sergio Alfredo Fenoy nació en Rosario, provincia de Santa Fe, el 19 de mayo de 1959. Cursó sus estudios primarios en la escuela Provincia de Córdoba Nº 526 y los secundarios en el Instituto Privado Constancio Carlos Vigil, ambos de la ciudad de Rosario. Los estudios de Filosofía y de Teología los efectuó en el seminario San Carlos Borromeo, de la arquidiócesis de Rosario, situado en la localidad santafesina de Capitán Bermúdez.

Concluidos sus estudios eclesiásticos, el 2 de diciembre de 1983 fue ordenado sacerdote junto con otros ocho compañeros, por el arzobispo de Rosario, monseñor Jorge Manuel López, acompañado de sus obispos auxiliares monseñor Atilano Vidal y monseñor Oscar F. Villena, y casi todos los sacerdotes de la arquidiócesis. La celebración tuvo lugar en el estadio cubierto del Club Atlético Provincial de Rosario, y contó con la adhesión fervorosa de más de cuatro mil fieles rosarinos.

Obtuvo la Licencia en Derecho Canónico con especialización en Jurisprudencia, por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

El 3 de abril de 1999 el papa San Juan Pablo II lo designó obispo titular de Satafis y auxiliar de Rosario.

Recibió la ordenación episcopal el 21 de mayo de 1999 en el Templo Eucarístico del Santísimo Sacramento de Rosario, de manos de monseñor Eduardo Vicente Mirás, arzobispo de Rosario, y fueron co-consagrantes monseñor Jorge Manuel López, arzobispo emérito de Rosario; monseñor Rinaldo Fidel Bredice, obispo de Santa Rosa; monseñor Héctor Sabatino Cardelli, obispo de Concordia y monseñor Luis Armando Collazuol, obispo auxiliar de Rosario.

El 5 de diciembre de 2006 fue trasladado a la sede episcopal de San Miguel de la que tomó posesión e inició su ministerio pastoral como quinto obispo de San Miguel el 3 de marzo de 2007.

En la Conferencia Episcopal Argentina es miembro de la Comisión Permanente como delegado de la Región Pastoral Buenos Aires, miembro de la comisión de Fe y Cultura, miembro de la comisión para la Universidad Católica Argentina y del Consejo de Asuntos Jurídicos.

La archidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz

La diócesis de Santa Fe fue creada por el papa León XIII el 15 de febrero de 1897. El 20 de abril de 1934 el papa Pío XI la elevó a la categoría de archidiócesis. Más tarde se le agregó «de la Vera Cruz», que completaba el nombre de la primitiva ciudad de Santa Fe.

Comprende en la provincia civil de Santa Fe los departamentos de Garay, La Capital, Las Colonias, San Jerónimo, San Justo, San Martín y el Sur del departamento San Javier, con una superficie de 30.701 kilómetros cuadrados y una población de 887.000 habitantes de los cuales el 80 por ciento son católicos.

La archidiócesis cuenta con 94 parroquias, 221 iglesias y capillas, 133 sacerdotes (107 diocesanos y 26 religiosos), 21 diáconos permanentes, 23 seminaristas mayores, 120 religiosas y 101 centros educativos.

El primer obispo de Santa Fe fue monseñor Agustín Boneo (1898-1932). Falleció el 16 de junio de 1932.

Para sucederlo el papa Pío XI designó a monseñor Nicolás Fasolino (1932-1969). El 20 de abril de 1934, al elevarse la diócesis a sede arquidiocesana, se convirtió en el primer arzobispo de Santa Fe. El papa beato Pablo VI lo creó cardenal el 26 de junio de 1967. Murió el 14 de agosto de 1969.

Segundo arzobispo (tercer diocesano) de Santa Fe fue monseñor Vicente Faustino Zazpe (1968-1984). Falleció el 24 de enero de 1984.

Tercer arzobispo (cuarto diocesano) de Santa Fe fue monseñor Edgardo Gabriel Storni (1984-2002). Renunció el 1 de octubre de 2002.

El cuarto arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz (quinto diocesano) fue monseñor José María Arancedo (2003-2018).

Monseñor Sergio Alfredo Fenoy, será ahora el quinto arzobispo (sexto diocesano) de Santa Fe de la Vera Cruz.

La archidiócesis santafesina, que tiene su sede en la avenida Brigadier General Estanislao López 2720, de la ciudad de Santa Fe, tiene como santos patronos a Nuestra Señora de Guadalupe, cuya fiesta se celebra aquí el sábado de la segunda semana de Pascua, y a San José (su fiesta el 19 de marzo).

La catedral metropolitana, del título de Todos los Santos, está en avenida Brigadier General Estanislao López 2672, Santa Fe

Let’s block ads! (Why?)