Etiquetas

(CH/InfoCatólica) Un cubo negro con símbolos satánicos y un cuenco de ofrecimiento se ha propuesto para el parque conmemorativo de los veteranos de Belle Plaine, y los católicos de la ciudad están oponiendo resistencia.

El padre Brian Lynch, párroco de la iglesia Nuestra Señora de las Praderas, se reunió para orar en el parque en junio con más de 50 católicos. Dos días más tarde, unos 40 católicos acompañaron al padre Lynch para testificar contra la colocación del monumento ante el Ayuntamiento de Belle Plaine. Mientras tanto, más de 30 católicos, incluidos los miembros de la Arquidiócesis de San Pablo y la iniciativa de los Guardianes Católicos de Minneapolis, asistieron a la Misa y rezaron en la Adoración Eucarística en la parroquia.

«A veces, el que ocurran estas cosas malas puede realmente despertar a algunas personas. Tenemos que tomar nuestra fe en serio y vivirla», declaró el padre Lynch al periódico «The Catholic Spirit» de la Arquidiócesis de San Pablo y Minneapolis.

Iniciativa del Templo satánico con base en Massachusetts, el monumento propuesto consiste en un cubo de acero de 23 pulgadas grabado con pentagramas invertidos en cada lado. Encima de la caja se asienta un casco del soldado al revés, haciendo alusión a los  soldados caídos y tiene el propósito de servir como cuenco sacrificial.

El Templo Satánico describe el cuenco como un lugar para que los visitantes dejen tarjetas o flores, pero también lo llama un cuenco relacionado con un ídolo oculto que tiene raíces en el paganismo medieval.

Antecedentes

Situado a 45 millas al suroeste de Minneapolis, Belle Plaine – población 6.400 – atrajo el interés del Templo Satánico después de acomodar la colocación de otro monumento que incluyó una cruz en un parque público. Joseph Gregory, un veterano del Ejército de 87 años de edad y residente de Belle Plaine, construyó una silueta de hierro de un soldado sosteniendo un arma y arrodillándose junto a un sepulcro, monumento que el Club de Veteranos de Belle Plaine colocó en el Veterans Memorial Park de la ciudad en agosto pasado. Gregory murió en octubre.

Un miembro de la Fundación «Freedom From Religion» de Belle Plaine consideraba que la estatua era demasiado religiosa para estar en un sitio público, por lo que reportó el problema a la policía. La fundación persuadió al Ayuntamiento para que la cruz fuera removida y el club del veteranos lo hizo.

Pero luego los veteranos y ciudadanos solicitaron una reunión con el Ayuntamiento de la ciudad en febrero para solicitar que la cruz fuese reinstalada. Los miembros del consejo votaron 3-2 y consiguieron establecer un área pública limitada dentro del espacio del parque, que permitió que la cruz fuera exhibida otra vez, pero el espacio designado permite que cualquier persona de cualquier religión aplique para colocar un monumento conmemorativo.

El Templo Satánico se enteró de la oportunidad de colocar un monumento en Belle Plaine a través de la fundación, que también espera poner un monumento en el parque.

Annie Laurie Gaylor, cofundadora de la fundación, dijo que el monumento de su organización tiene como objetivo honrar a los «ateos y otros pensadores libres que han servido a su país con valor y distinción». Dijo que una cuarta parte de los militares estadounidenses no son religiosos y que el mismo porcentaje de los 29.000 miembros de la organización son veteranos.

El Templo Satánico tiene objetivos similares. Su cofundador, Lucien Greaves, dijo que a pesar del nombre, su organización no cree en lo sobrenatural, incluyendo a Satanás o Dios. En lugar de eso, celebra la «construcción metafórica» ​​de Satanás usada, por ejemplo, en la literatura como «el último rebelde contra la tiranía», no como un símbolo del mal.

«Realmente aceptamos la oportunidad de presentar un tributo conmemorativo a los veteranos en su honor», dijo Greaves. El monumento de Belle Plaine sería el primer monumento a los veteranos.

Satanistas ateistas

En su testimonio al Ayuntamiento, el padre Lynch explicó la distinción entre el Templo Satánico y el Satanismo oculto. Se refirió al sistema de creencias del templo como «satanismo ateísta» y al ocultismo como «satanismo teísta».

Los satanistas teístas adoran al «poderoso y malvado enemigo de Dios llamado Satanás en la Biblia cristiana. Mientras tanto, los satanistas ateos usan a Satanás como un símbolo del rechazo de las autoridades morales y las limitaciones en el comportamiento humano que estas autoridades enseñan y apoyan».

Sin embargo, dijo el Padre Lynch, los satanistas ateos usan «los mismos pentagramas invertidos como un símbolo, un símbolo que está casi exclusivamente asociado con la oposición a Dios y la bondad».

Argumentó que erigir un monumento con símbolos satánicos tendría un efecto negativo en el público y además viola múltiples secciones del código de la ciudad de Belle Plaine, que prohíbe cualquier molestia o delito «contra la decencia o la moral pública».

Límites de la libertad religiosa

Jason Adkins, director ejecutivo de la Conferencia Católica de Minnesota, dijo que la cuestión de la colocación del monumento es tanto una cuestión de libertad de expresión como una de libertad religiosa, ambas con límites legítimos.

«Con los derechos vienen las responsabilidades», dijo. «No se puede gritar» fuego «en un teatro lleno de gente» si no hay un incendio realmente.

En cuanto a la libertad religiosa, el gobierno puede tener una razón «convincente» para establecer límites cuando una práctica viola el bien común, dijo Adkins.

Para los católicos, Satanás no es simplemente un símbolo del mal. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que Satanás es una criatura espiritual que fue creada como un ángel, pero que rechazó a Dios y «cayó» del cielo.

El padre Mark Dosh, un sacerdote retirado de San Antonio, que estudió el exorcismo a través del Instituto para la Formación Sacerdotal en Omaha, Nebraska, dijo que la comunidad debe rechazar un monumento satánico como lo harían con cualquier material ofensivo.

«Es la forma en que tiene que ser tratado, porque la gente da diferentes interpretaciones de lo que significa el símbolo», dijo. «Al igual que con un cartel ofensivo, donde algunas personas están diciendo que es pornográfico y otras dicen que no lo es, una comunidad local tiene que tomar una decisión en cuanto a lo que piensan que es ofensivo y molesto».

«Símbolos satánicos como el pentagrama representan un peligro», dijo, «y el nivel de riesgo depende de la persona que los usa y de lo que pretenden hacer».

Let’s block ads! (Why?)

Anuncios